¿Liner o lámina armada?

399

Elegir entre liner o lámina armada a la hora de revestir nuestra piscina es un dilema en el cual incluso, los propios profesionales pueden disentir unos de otros, entre lo que resulta más recomendable.

destacado-liner-o-lamina-armada

Las características fundamentales de uno y otro son las siguientes:

Liner: Polivinilo de diferentes características en función del fabricante con grosores que pueden oscilar entre los 0,35 y los 0,90 mm. Superficie impermeable, de gran flexibilidad, con diferentes tonalidades disponibles.

Dado su grosor reducido, debe ser “soldado” en fábrica, por lo que suele ser fabricado en función de planos y referencias de la piscina ya pre-existentes. Es por esto, por lo que su uso suele ser más habitual en piscinas nuevas o piscinas elevadas con tamaños ya pre-establecidos. Las garantías de los fabricantes suelen ser muy parecidas a las de la lámina armada (recordemos que éstas generalmente afectan a la estanqueidad, no así a la durabilidad del tono o dibujo del material).

Quizás su principal inconveniente es que una vez instalado, si queremos vaciar la piscina en su totalidad, debemos tener en cuenta que de cara al nuevo llenado, deberemos hacer de nuevo vacio en la estructura para ajustar correctamente el liner a la estructura de la piscina y evitar la posible aparición de arrugas en el vaso, las cuales aunque no suelen crear problemas de estanqueidad, no resultan estéticas.

Lámina Armada: Con características similares al liner, sus principales diferencias con éste suelen ser su grosor (suele oscilar entre 1,35 y 1,60 mm con una malla intermedia), su reducida flexibilidad (aún manteniendo sus capacidades de estanqueidad, resulta más rígido). Su instalación resulta bastante más laboriosa dado que la soldadura del material se debe realizar in situ, por lo que es indispensable la labor de los profesionales. Igualmente a la hora de querer cambiar dicho material, resulta también más engorroso que el cambio de liner, siendo también necesaria, la aportación de un profesional.

En cuanto a su capacidad de estanqueidad, la mayor parte de los fabricantes, la equiparan con el liner.

Su uso es mucho más habitual en la rehabilitación de piscinas ya existentes que su instalación en piscinas de nueva construcción.

Por todo esto, la elección es sumamente subjetiva aunque como hemos explicado antes, el uso de uno suele ser más habitual en piscina nueva o elevada (liner) y el del otro es más habitual en la rehabilitación de piscinas.

¿DÓNDE COMPRAR?

Poolaria